Conoce tu aparato fonador, la fábrica de la voz

Existe el mito de que «se canta con el diafragma». Lo que quizás no sabías es que eso no es del todo verdad, porque hay más elementos que participan en la acción. El habla y por consecuencia el canto (fonación se crea gracias a la labor de un conjunto de órganos, músculos, ligamentos, cartílagos y mucosas que conforman el aparato fonador. 

El aparato fonador se puede distinguir en cuatro áreas según la acción de cada una: el área respiratoria, el área fonatoria, el área resonatoria y el área articulatoria. Como «maquinaria creadora de la voz» conformada por «cuatro engranajes» que bien ejecutados dan como resultado un ejercicio óptimo de la voz. De todas ellas te cuento a continuación.

aparato fonador

La ilustración de thestudyingslp  ha servido de inspiración para la foto principal de este post.

Conoce tu aparato fonador, la fábrica de la voz

Área respiratoria

Diafragma

El diafragma torácico cumple dos funciones: separar la cavidad pulmonar de la abdominal e intervenir en la respiración. Durante la inhalación se contrae allanándose dejando más espacio a los pulmones. Y, en la exhalación, se relaja expandiéndose, recuperando su forma abovedada y ayudando al vaciado de los pulmones. 

Al diafragma se le atribuyen responsabilidades en el canto que, por falta de conocimiento, provocan drama. Cierto tipo de ejercicios de respiración son contraproducentes en los músculos exolaríngeos (que rodean la laringe), la laringe y la faringe. Sin experiencia o hábito de trabajo con ello, podemos encontrarnos con sorpresas desagradables y hasta lesiones.

La respiración diafragmática es importante, por lo que hay que tenerla en forma con ejercicios adecuados, suaves y dinámicos. Se debe tener mucho cuidado con las posibles propuestas que estén fuera de lo que te sugiero. No se canta mejor por hacer ejercicios de respiración explosivos o con larga duración en el tiempo. Si no tienes capacidad para discernir o no dispones de los conocimientos suficientes, debes asesorarte con un buen profesional, vocal coach, profesor de canto o foniatra. 

Los pulmones

Los pulmones se encuentran dentro de la cavidad torácica, encima del diafragma. Se encargan del intercambio de gases de los que se extrae el oxígeno que, a través de la sangre, llega a nuestro organismo. También son los responsables de proporcionar el aire con el que se crea el habla y el canto.

Al inhalar, se llenan de aire y se expanden. Al exhalar, se contraen, vaciándose y expulsando el aire sobrante, todo ello con la ayuda del diafragma. Este aire expulsado es el que usamos como materia prima de la fonación, ya que este aire al chocar con las cuerdas vocales que están en la laringe crean el sonido base de la fonación.

La tráquea y bronquios

La tráquea es un conducto tubular, compuesto por cartílago hialino, que se bifurca hacia cada pulmón. Mide unos 2,5 centímetros de diámetro y entre 10 y 15 centímetros de largo. Su función es la de conducir el aire de la inhalación desde la laringe a los bronquios y, durante la exhalación, hacia la laringe.

Los bronquios son dos tubos fibrocartinosos que van desde la tráquea a los pulmones y continúan con la labor de la tráquea llevando el aire a los pulmones

Conoce tu aparato fonador, la fábrica de la voz

Área fonatoria

La laringe

Se trata de una estructura que va desde la tráquea hasta la faringe. Está formada por nueve cartílagos (aritenoides, corniculados de Santorini y cuneiformes o de Morgagni o de Wrisberg, tiroides, cricoides y epiglotis). Dentro de ella, se encuentran las cuerdas vocales a la altura de lo que conocemos como nuez o manzana de Adán, que es más prominente en los hombres. 

Las cuerdas vocales son las responsables de la fonación base. El sonido lo producen al vibrar con el paso del aire de la exhalación. Vistas desde arriba, tienen forma de «V» y están compuestas de mucosa, músculo y ligamento. La laringe, preferiblemente, no debe sufrir alteraciones de altura para la fonación. De ahí los numerosos errores a la hora del canto sin conocimiento de la técnica vocal.

Conoce tu aparato fonador, la fábrica de la voz

Área resonatoria

La faringe

Es la cavidad que está al final de la boca, recubierta de una membrana mucosa, que conecta con las fosas nasales, la laringe y el esófago desde el velo del paladar o paladar blando (comienzo del resonador de cabeza).

La faringe es uno de los elementos que el aparato fonador y respiratorio comparten con el aparato digestivo. Ambas vías están separadas por la epiglotis, que actúa como válvula. El cierre de la epiglotis durante la deglución (tragar) evita que los alimentos o los líquidos vayan a las cuerdas vocales y provoquen una obstrucción en las vías aéreas.

Cavidad nasal

Está situada detrás de las fosas nasales. Es la encargada de mejorar el aire que inhalamos humedeciéndolo y filtrándolo. Además de para que llegue en estado óptimo a los pulmones para el intercambio de gases del que obtenemos el oxígeno para el organismo. 

Es importante que tratemos de respirar por las fosas nasales de la manera mayormente posible, ya que así protegemos a nuestro organismo de agentes externos y de sequedad en las mucosas del aparato fonador.

Dentro del aparato fonador, la cavidad nasal es responsable de nuestro resonador de cabeza en la acción de fonación. El resonador se encarga de la amplificación del sonido. Y además esta cavidad se encarga, junto con la laringe, faringe y la boca, de la elaboración de la voz desde el sonido producido en las cuerdas vocales determinando el timbre que diferencia una voz de otra.

Conoce tu aparato fonador, la fábrica de la voz

Área articulatoria

Principalmente la conforma la cavidad bucal, ayudada por la musculatura facial y la articulación de la mandíbula.

Cavidad bucal

La cavidad bucal está compuesta por: la úvula (campanilla), el paladar blando, el paladar duro, la lengua, los alvéolos, los dientes y los labios. Todos ellos, además de ser muy importantes para nuestro aparato digestivo, son los responsables de la articulación de la vocalización.

La vocalización es el resultado de la modificación por articulación de la cavidad bucal del sonido originado por las cuerdas vocales y procesado por las cavidades resonatorias. Gracias a sus movimientos y a sus diferentes combinaciones, obtenemos todos los sonidos diferentes que podemos producir en las lenguas que se hablan en el mundo.

Por mi experiencia, una buena vocalización en el canto tiene un 70% de responsabilidad de que el ejercicio se haga correctamente. Si flaquea, es posible que incurras en una mala colocación de la voz y hasta en una desafinación en las notas.

Es importante entender lo que pasa en nuestro interior para poder ejecutarlo de una manera consciente en el ejercicio de la voz”

Como puedes ver, en la fonación hay muchos miembros del equipo a los que se les debe prestar atención para que trabajen en sintonía, tanto o más que a la respiración.

Espero que la información de este post te haya sido de gran ayuda. Si quieres saber más, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Te leo en comentarios.

Si quieres seguir informado sobre mis consejos de nutrición para la voz, haz click  aquí.

Ilustración en la foto de ungatoencerrado


14 respuestas a “Conoce tu aparato fonador, la fábrica de la voz”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *